logoblanco-31 (2)

WhatsApp  5617569504    WhatsApp contacto@ramirezvargasabogados.com.mx    

Decidir el uso que se le dará a la banda de 6 GHz, cuyas características son clave para cubrir la demanda de servicios móviles que requerirá 5G en bandas medias en los próximos años, será determinante para quitar la presión a otras bandas con poco espectro disponible en México, pero sin olvidar que “no hay prisa” para hacerlo.
“Planteamos esperar a la Conferencia Mundial para ver hacia dónde el ecosistema empieza a madurar
¿Cuál es la prisa? No hay prisa. Tomemos decisiones basadas en evidencia que hagan sentido. La banda de 3.5 está muy limitada en México, ¿De dónde van a salir los 2.0 GHz que va a necesitar para hacer frente a las redes?, cuestionó Lucas Gallitto, director para América Latina de la GSMA.
Entrevistado por ConsumoTIC, refirió que de acuerdo con el estándar IMT-2020 para las comunicaciones móviles de quinta generación (5G), que estableció la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), se necesitará más espectro, hasta 2 GHz de banda media, en los próximos años.
“México tiene un agravante, tiene muy poca disponibilidad de la banda 3.5
. Eso pone mucha más presión sobre otras bandas medias. Lo que planteamos es (analizar) ¿Cuál es el roadmap para que de aquí a los próximos años en México haya 2 GHz disponibles?”.
De manera reiterada, la GSMA se ha pronunciado por esperar a que la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) defina en el 2023, durante la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones (CMR-23), el estándar mundial para la banda de 6 GHz, pues considera que esa banda es clave para el futuro de la conectividad y el cierre de la brecha digital.
“La quinta generación es un activo estratégico que van a tener los países y termina siendo un tema de ventaja competitiva; una inversión, una industria que evalúa instalarse en un país o en otro, evalúa la infraestructura, las carreteras y las redes de telecomunicaciones, y tener quinta generación que le permita digitalizar sus procesos productivos, ser más eficiente”.
Chile, que había decidido un uso libre para la banda de 6 GHz, favoreciendo a la tecnología WiFi, en septiembre pasado determinó compartirla para uso licenciado, lo que en el futuro servirá para servicios móviles. En Brasil se analiza una posible reconsideración luego de que destinó el uso de toda la banda a esa tecnología.
Sin embargo, “WiFi per se no es conectividad, es la última milla de banda ancha fija”. El cuello de botella termina estando en la fibra óptica, por lo que quienes tengan acceso a ésta serán los beneficiados con un uso libre de la banda de 6 GHz, principalmente los habitantes de zonas urbanas, acotó.
“No queremos que WiFi se muera, sino al contrario y a tal punto que nuestra propuesta balanceada prácticamente duplica la cantidad de espectro que hoy WiFi tiene destinado
Pero también hay una sensación de que WiFi es gratis. No es gratis¿Quién va a realizar las inversiones para llevar fibra?
Cifras de la GSMA indican que a finales de junio del 2022, siete países de la región habían lanzado servicios comerciales de 5G; una tasa de adopción que ronda el 1.0 por ciento del total de conexiones, pero se espera que aumente hasta el 11 por ciento hacia el 2025.
De acuerdo con el reporte “La Economía Móvil en América Latina 2022”, en el 2021 las tecnologías y los servicios móviles generaron el 7.4 por ciento del PIB de la región, una contribución que ascendió a más de 345 mil millones de dólares de valor económico agregado.
Para 2025, se espera que la contribución económica del ecosistema móvil aumente en alrededor de 20 mil millones, impulsada por el pico de adopción de 4G y el incipiente despegue de 5G.

Fondos de conectividad, son insostenibles en el ecosistema actual Sobre la viabilidad de los Fondos de Servicio Universal (FSU), Gallito consideró que se tendrían que repensar y hacerlos sostenibles, porque aunque se han tenido “interesantes avances o cambios”, como se utilizan en Latinoamérica, nacieron para llegar a lugares alejados con cobre, en un ecosistema diferente al actual, en el que no sólo está el operador, que es el único que aporta a dichos fondos.
“¿Deberían los otros eslabones de la cadena del ecosistema digital contribuir a un Fondo de Servicio Universal que universalice el ecosistema digital?
Estamos trabajando ya en las instancias finales de ese reporte, que probablemente vea la luz en febrero”.
En América Latina, México es uno de los pocos países donde no se cuenta con un fondo de acceso universal de telecomunicaciones a fin de revertir el rezago en conectividad; sin embargo, para la GSMA este tipo de fondos requieren una reforma urgente, porque no son sostenibles, ni efectivos para cerrar la brecha digital.

Fuente: Consumo TIC

12-12-2022