logoblanco-31 (2)

WhatsApp  5617569504    WhatsApp contacto@ramirezvargasabogados.com.mx    



La pandemia ha desafiado a la sociedad a vivir con un aislamiento casi total y a detonar la necesidad de conectividad a otros niveles. Todo ello llevó a que las actividades cotidianas se realizaran en línea, tales como disfrutar del entretenimiento, ordenar la cena o pedir el supermercado, hasta labores cruciales como el trabajo desde casa, la educación a distancia e incluso acceso a consultas médicas virtuales.

Si queremos que nuestras sociedades disfruten de una conectividad sostenible e inclusiva, necesitamos revisar las políticas públicas y la regulación que generan sobrecostos a las inversiones en infraestructuras, así como fomentar los acuerdos de compartición, en donde los operadores de telecomunicaciones puedan usar la misma infraestructura activa para radiar diferentes señales de forma independiente.

Esta estrategia puede generar distintos beneficios, por un lado, puede permitir a las compañías reducir el costo que tiene desplegar e implementar nueva infraestructura, teniendo, además, influencia directa en el gasto que tiene operarlas.

En México Telefónica Movistar se ha convertido en la compañía pionera en caminar
hacia la compartición de infraestructura activa, con lo cual ha firmado acuerdos con competidores como AT&T y Altán, logrando incrementar la cobertura LTE del 53 por ciento que se tenía en el país en 2019, a 83 por ciento en 2022.

La implementación de estos modelos innovadores ha traído grandes beneficios tanto a la compañía como a los usuarios, siendo muestra del cumplimiento de su estrategia orientada a la creación de valor para sus clientes, ofreciendo iniciativas innovadoras y disruptivas e impulsando la digitalización con modelos de operación que permitan acercar la conectividad a todos.

Fuente: 

2022