logoblanco-31 (2)

WhatsApp  5617569504    WhatsApp contacto@ramirezvargasabogados.com.mx    



El gobierno de la Ciudad de México ha venido trabajando en una iniciativa para obligar a que todas las empresas de telecomunicaciones inviertan en ductos para que su cableado sea subterráneo. El motivo, dicen, es resolver la contaminación visual que el cableado aéreo representa.

Desde el punto de vista jurídico, la Ciudad de México (CDMX) y todas las demás entidades federativas carecen de facultades para legislar sobre el subsuelo o el espacio aéreo. Estas atribuciones son exclusivas de la federación de conformidad con el artículo 27 constitucional. Además, sólo el Congreso de la Unión puede legislar en materia de vías generales de comunicación y corresponde al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) la regulación de las redes públicas de telecomunicaciones y los servicios de telecomunicaciones en general.

La jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, reconoció hace algunos días que el verdadero objetivo de esta pretensión es fortalecer la recaudación local mediante el pago de derechos por permitir el soterramiento de redes que pretenden imponer.

La burocracia de la CDMX podría tomarse treinta segundos para leer el cuarto párrafo del mismo artículo y enterarse de que “los Estados, los Municipios y el Gobierno del Distrito Federal [hoy CDMX] en el ámbito de sus atribuciones, colaborarán y otorgarán facilidades para la instalación y despliegue de infraestructura y provisión de los servicios públicos de interés general de telecomunicaciones y radiodifusión. En ningún caso se podrá restringir la instalación de infraestructura de telecomunicaciones y radiodifusión…”.

Fuente: 

2022